19/8/09

Falsa conciencia...

Es como cuando intentas explicar a alguien como ir en bicicleta…

Esto tiene dos consecuencias:

1º La persona puede aprender a que tiene que empujar un pedal y esperar que el otro suba y pulsar el siguiente, sabe esta persona ir en bici?

2º Cuando intentas pensar en lo que estás haciendo realmente cuando vas en montado en bici puedes llegar a volverte loco, me refiero a intentar controlar todos los movimientos que haces, empujo el pedal, relajo la otra pierna, sostengo el manillar, ojo que viene curva, un coche… y te despiertas en el hospital… jajajajaja

Explicaré a que me refiero con estas “metáforas”

El primer ejemplo es el clásico ejemplo de experiencia, aun así, seguimos dando y recibiendo consejos (y utilizándolos), evidentemente forma parte del aprendizaje, pero… a veces le damos tanta importancia a los consejos/experiencias de los demás que terminamos por no montar en la bici, no teniendo la sensación ni la experiencia de mantener el equilibrio sobre la bici, asumir que sabemos ir en bici (porque sabemos que una vez encima debemos “pedalear” ), y damos consejos de cómo ir en bici…

El segundo está directamente relacionado con el primero, pero tiene mas que ver con hervirnos en nuestro propio caldo… en poner demasiada falsa conciencia, que yo llamaría auto-control, o control simplemente, al intentar controlar tanto nuestras vidas y lo que sucede en ellas, es como si quisiéramos controlar donde vamos a poner el pie en el siguiente paso, y dijéramos, claro este suelo es mas rugoso así que tengo que poner el pie con una inclinación mayor, pero con estos zapatos igual se desgasta mas la suela, así que voy a ir por aquella acera, que tiene unas baldosas mas suaves, pero… para cruzar tengo que pisar el asfalto y tengo probabilidades de que me atropelle un coche quizámejormequedoenestaaceraporquepierdomenosuela…

Así hasta el infinito + 1