3/2/08

Esquivando la mirada...



He empezado a entender... el porque de no mirar a los ojos... ocultamos muchos secretos, miedos y no solo a los demás, sino a nosotros mismos... me he dado cuenta de que cuando me he ocultado algo a mi mismo, he esquivado a la gente con la mirada, soy incapaz de mirar a los ojos a la gente... es duro pero me resulta imposible mirar a nadie a los ojos... es como si todos me asustaran, como si me avergonzara de mi mirada, me avergonzara de no ser capaz de mirarme al espejo... solo por no entender una situación, solo por estar evitando una situación, solo por querer algo y no permitirme ni intentarlo... solo por tener q hablar algo y no hablarlo... solo por miedo a mi mismo y a dañar a los demás...

Hay muy poca gente que mira a los ojos, y la poca q lo hace intimida a los demás con su mirada... es triste que tengamos que ir ocultándonos... por suerte aun queda gente que mira a los ojos y hace que nos ocultemos y nos demos cuenta que esquivamos las miradas y que nos ocultamos cosas...

Gracias.

4 comentarios:

Maria dijo...

Excelente reflexión Antonio. Nos ocultamos cosas. Todos lo hacemos. La realidad a veces se nos hace demasiado dura para enfrentarla, pero el hacerlo nos libera si somos capaces de aceptar con una sonrisa lo que no podemos cambiar, como decía Maquiavelo. Un saludo.

intoku dijo...

Lo que nos diferencia del resto de animales (y del chimpancé no demasiado) es nuestro raciocinio. A pesar de contar con el Neocortex (popularmente materia gris), los seres humanos no hemos perdido nuestro ancestral cerebro reptílico o paleoencéfalo. Por este motivo, existe en psicología un fenómeno llamado "desentendimiento cortés".


¿No te has fijado que al sentarse delante tuyo una persona en el autobús, el metro, etc., siempre tienes que establecer contacto ocular?


Queramos o no, tenemos el impulso animal de controlar si existe peligro para nuestra supervivencia. La mayoría de las veces, por no decir todas, una vez reconocemos a la persona y comprobamos que el entorno es seguro (no lleva armas, tiene una apariencia correcta…) podemos desviar la mirada y seguir con nuestras cosas. A su vez, damos a los demás suficientes noticias visuales como para señalarles que reconocemos su presencia, pero de inmediato retraemos el contacto ocular para mostrarles que no constituimos ningún peligro para ellos.


De hecho, la costumbre social de darse la mano entre caballeros viene precisamente de esta necesidad de controlar que estaba vacía de armas.


Y es que etológicamente, la mirada fija entre personas solamente responde a dos motivos: agresión inminente o deseo sexual.


Así que ya lo sabes, si ves que alguien te está mirando fijamente, o te quiere golpear o…

kike dijo...

últimamente suelo llevar gafas de sol, porque me siento invadido, no quiero compartir mi felicidad o lo que sea que pueda transmitir con desconocidos. En cierto modo es triste, porque pierdo eso tan bonito que es la posibilidad de empatizar con otros, pero como tú dices, es un mecanismo de defensa.

Hace poco una amiga me dijo que no llevase gafas de sol porque se perdía una mirada -la mía- muy intensa y profunda. Nunca sabemos que ven los demás en nuestros ojos, y costaría tan poco decirlo...

Unknown dijo...

網頁設計 網路行銷 關鍵字廣告 關鍵字行銷 餐飲設備 製冰機 洗碗機 咖啡機 冷凍冷藏冰箱 蒸烤箱 關島婚禮 巴里島機票 彈簧床 床墊 獨立筒床墊 乳膠床墊 床墊工廠 產後護理之家 月子中心 坐月子中心 坐月子 月子餐 銀行貸款 信用貸款 個人信貸 房屋貸款 房屋轉增貸 房貸二胎 房屋二胎 銀行二胎 土地貸款 農地貸款 情趣用品 情趣用品 腳臭 長灘島 長灘島旅遊 ssd固態硬碟 外接式硬碟 記憶體 SD記憶卡 隨身碟 SD記憶卡 婚禮顧問 婚禮顧問 水晶 花蓮民宿 血糖機 血壓計 洗鼻器 熱敷墊 體脂計 化痰機 氧氣製造機 氣墊床 電動病床 ソリッドステートドライブ USB フラッシュドライブ SD シリーズ