25/12/07

El corazón de mi madre...



Estoy focalizando toda mi energía y toda mi recuperación en encontrar a otra persona, un salvador, consciente e inconscientemente estoy depositando toda mi “fe” en la aparición de una persona que venga a acariciarme, a sacarme de mi agujero y que además me haga descansar, bailar, solucionar mis problemas y limpiarme el culo...

Tengo mamitis...

A veces me cuesta creer que este mundo sea tan duro y tan crudo... que tengamos que estar tan solos... y a la vez tan acompañados... es como si me costara trabajo hacer cualquier cosa... pensar cualquier cosa... decir cualquier cosa... asumir la responsabilidad completa de todos mis actos...

Todo era mas fácil antes...

Tengo que crecer, independizarme, hacerme mayor y desprenderme de las dependencias y necesidades...

Ser autosuficiente, cuidarme y después disfrutar de las personas... sino mi eterna búsqueda de una nueva madre no finalizara nunca...

Quizá en este viaje la encuentre en mi interior...

5 comentarios:

Aku dijo...

me temo que yo también tengo mamitis.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Gracias por el enlace en tu 'blog'. También coloqué tu bitácora entre mis vínculos.

Un saludo cordial.

.. dijo...

me parece increible toparme de nuevo con esto que ahora asumo cual obviedad:
'todos los hombres llevan consigo, hasta el fin, los restos de su nacimiento viscosidades y cáscaras de un mundo primario (..) todos tenemos en común nuestros orígenes, nuestras madres (..) podemos entendernos los unos a los otros, pero interpretar es algo que sólo puede hacer cada uno consigo mismo'
qué sabia la vida en su espiral..

Maria dijo...

La gran ventaja del animal racional es que tiene la capacidad de pensar y planear como resolver sus problemas de supervivencia pero al usar el pensamiento para evaluar lo que hay o lo que falta en su entorno o en su interior, si no puede invertirlo en encontrar lo que necesita, se distrae, se le escapa el presente pensando y evaluando. Entonces, como dices en otro post de este blog, se aleja de la tarea fundamental, que es vivir lo mejor posible, y deja de ser feliz. Te enlazo tambien a Observando y si me lo permites a un post que estoy preparando sobre la química de la felicidad. Un saludo.

Dolfi dijo...

La autosuficiencia, o la independencia, es un objetivo inalcanzable. Somos animales sociales. Necesitamos a los demás para ser nosotros mismos. De la dependencia infantil no se pasa a la independencia, sino a la interdependencia. Parece un juego de palabras pero no lo es. No existe un escenario más triste para un ser humano que aquel en el que no existen otros seres humanos.